Espacio y materia, Entre el cielo y la tierra

German Botero

04 Agosto - 27 Septiembre, 2018

Texto escrito por Beatriz García Moreno

 

"Y abiertamente consagré mi corazón a la tierra grave y doliente, y con frecuencia, en la noche sagrada,                                                                                                    le prometí que la amaría fielmente hasta la muerte, sin temor, con su pesada carga de fatalidad, y que                                                                                                        no despreciaría ninguno de sus enigmas. Así me ligué a ella con un lazo mortal"

                                                                                                          (Hölderlin, La muerte de Empédocles)

 

Germán Botero*, ha dedicado su hacer artístico como escultor, a extraer a modo de arqueólogo, el valor de uso de los objetos materiales destinados al habitar de los vivos y de los muertos y, con ello, ha logrado instalarlos fuera del tiempo del consumo, en una temporalidad con vocación de eternidad que permite su renovación en cada experiencia con el espectador.

Las obras de Germán Botero se sitúan en el litoral entre el cielo y la tierra, que evidencia la existencia de dos consistencias: la de la tierra que al tiempo que es contenedora de enigmas y de todo lo nutriente, posee las fuerzas ocultas que no cesan de retornar a sus entrañas a quien la habita; y la del cielo que pone de presente las fuerzas del universo, el paso del sol que marca el tiempo y los demás fenómenos atmosféricos que acompañan el habitar de los humanos. En medio de estas dos consistencias, sus obras se elevan a las alturas y escavan en las entrañas de la tierra, instalando una conexión entre el habitar de los vivos y el de los muertos, a manera de un canto a la vida y de una plegaria ante lo desconocido. Las obras relacionadas con la vida develan las formas y estructuras que sostienen la construcción de un mundo histórico y las posibilidades de rehacerse en un diálogo con quien las observa, bien sean las torres que erige, los instrumentos que construye tomando como modelo las herramientas de trabajo pertenecientes a la cultura de sus antepasados, o los trompos gigantes que evocan movimientos a partir de un único punto de apoyo.

En lo que respecta a las obras dedicadas a la memoria de los muertos, puede decirse que Germán Botero extrae el uso de las tumbas y se concentra en su carácter conmemorativo, como queriendo atrapar una ausencia en una presencia permanente que devela el silencio intemporal instalado en medio de la vida, y los misterios que encierra. La continuidad entre la vida y la muerte la exalta en obras donde la escultura y la arquitectura se compenetran y se ofrecen al uso de los ciudadanos para su contemplación y disfrute, y en las tallas en troncos de madera, que realiza en homenaje a las sociedades que han habitado ancestralmente un territorio.

La extracción del uso en cada una de sus obras, produce el vacío requerido para ser tomadas de modo singular por el deseo y el goce de quien las experimenta, lo que hace que la geometría euclidiana de la que partió su materialización, se descomponga en topologías particulares que despliegan interacciones permanentes entre la obra y quien se detiene en ella.

 

* Germán Botero escultor colombiano, nació en El Fresno, Tolima, en 1946. Se graduó de arquitecto en la Universidad Nacional (Medellín) en 1972, y luego se dedicó a realizar su obra escultórica que ha sido expuesta e implantada en diferentes lugares nacionales e internacionales, como lo indica su hoja de vida.

Ver más

Obras

Carrera 10 No. 94A-25 | Mapa

Tel. +(57) 1 601 9494

Email. info@galerialacometa.com

Bogotá, Colombia